Iglesia Adventista del Séptimo Día de Lakeland

Lakeland | FL
Home > Los ministerios de nuestra Iglesia >
.
Ministerio Juvenil (Sociedad de Jovenes)
.
                                                                  

Ministerio Joven
Las diferentes organizaciones de jóvenes de la iglesia deben trabajar estrechamente
con el departamento de Ministerio Joven de la Asociación.

Sociedad de Jóvenes Adventistas.
La Sociedad de Jóvenes Adventistas es el departamento
mediante el cual la iglesia trabaja a favor y por medio de sus jóvenes.
Los jóvenes deben trabajar juntos, bajo la dirección de un director elegido por la
iglesia, en el desarrollo de un vigoroso ministerio joven que incluya el desarrollo
espiritual, mental y físico de cada joven, la interacción social cristiana y un animado
programa de testificación que apoye los planes generales de la iglesia local
para la conquista de almas. El blanco de la Sociedad de Jóvenes Adventistas debe
ser involucrar a todos los jóvenes adventistas en actividades significativas, que los
vinculen más estrechamente con la iglesia y los preparen para el servicio útil.
Dios dijo a Moisés: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre
tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y
andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como
una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos, y las escribirás en
los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deut. 6:6-9).
El apóstol Pablo agregó: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé
ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1
Tim. 4:12).
“Tenemos un ejército de jóvenes hoy que puede hacer mucho si es debidamente
dirigido y animado. [...] Queremos que sean bendecidos por Dios.
Queremos que participen en planes bien organizados para ayudar a otros jóvenes”
(Testimonios para los ministros, 1977, p. 32).
“Cuando los jóvenes dan su corazón a Dios, no cesa nuestra responsabilidad
hacia ellos. Hay que interesarlos en la obra del Señor, e inducirlos a ver
que él espera que ellos hagan algo para adelantar su causa. No es suficiente
demostrar cuánto se necesita hacer, e instar a los jóvenes a hacer una parte. Hay
que enseñarles a trabajar para el Maestro. Hay que prepararlos, disciplinarlos
y educarlos en los mejores métodos de ganar almas para Cristo. Enséñeseles a
tratar, de una manera tranquila y modesta, de ayudar a sus jóvenes compañeros.
Expóngase en forma sistemática los diferentes ramos del esfuerzo misionero en
que ellos puedan tomar parte, y déseles instrucción y ayuda. Así aprenderán a
trabajar para Dios” (Obreros evangélicos, pp. 222, 223).
“Con semejante ejército de obreros como el que nuestros jóvenes bien
preparados podrían proveer, ¡cuán pronto se proclamaría al mundo el mensaje
de un Salvador crucificado, resucitado y próximo a venir!” (Mensajes para los
jóvenes, p. 194).
Aunque en todas las iglesias debe existir una Sociedad de Jóvenes Adventistas,
es importante que el programa de Jóvenes no quede aislado del resto de
la iglesia. Además de su participación en la Sociedad de Jóvenes, debe integrarse
a los jóvenes en el liderazgo responsable e incluirlos en el programa de toda la
iglesia. Debe haber jóvenes que sean ancianos de iglesia, diáconos y diaconisas,
etc., trabajando con dirigentes experimentados de la iglesia. En todos los sectores
de la obra de la iglesia debe haber jóvenes en actividad.
“Con el fin de que la obra pueda avanzar en todos los ramos, Dios pide
vigor, celo y valor juveniles. Él ha escogido a los jóvenes para que ayuden en el
progreso de su causa. El hacer planes con mente clara y ejecutarlos con mano
valerosa requiere energía fresca y no estropeada. Los jóvenes están invitados a
dar a Dios la fuerza de su juventud, para que por el ejercicio de sus poderes, por
reflexión aguda y acción vigorosa, le tributen gloria e impartan salvación a sus
semejantes” (Obreros evangélicos, p. 69).
Iglesia Adventista del Séptimo Día de Lakeland | 2815 N Galloway Rd. | Lakeland, FL 33810-0611